Archivo de Autor: Juan Ignacio Pérez

Juan Ignacio Pérez
Juan Ignacio Pérez es catedrático de Fisiología e investigó en biología de animales marinos durante las últimas dos décadas del milenio anterior. Ya en este milenio, trabajó de rector de la Universidad del País Vasco (2004-2009) y desde entonces, para divertirse y hacer algo útil, escribe historias de seres humanos y de otros animales en varios sitios. También habla de animales en la radio. Y ahora, como se aburría, se ocupa de la Cátedra de Cultura Científica de su universidad.

Marmota monax es un roedor de amplia distribución geográfica; sus poblaciones se extienden desde Alaska hasta el sur de los Estados Unidos. Y gracias a esa distribución latitudinal tan amplia ha despertado el interés de investigadores interesados en analizar la variabilidad del proceso de hibernación en relación con la latitud. Por esa razón se han estudiado individuos pertenecientes a tres […]

Como hemos visto en anteriores anotaciones sobre mamíferos hibernantes, el letargo invernal de los pequeños mamíferos y el de los osos es muy diferente (por ejemplo, aquí). Los pequeños mamíferos entran en una hipotermia profunda, mantienen una tasa metabólica muy baja, y despiertan de vez en cuando por periodos muy cortos. Los osos, por el contrario, casi no reducen su […]

En ocasiones anteriores me he referido a dos formas de hibernar, la de las marmotas y mayoría de mamíferos de pequeño tamaño, y la de los osos. Las marmotas, como la que aparece en la película The groundhog day (“Atrapado en el tiempo”), reducen su temperatura corporal hasta valores muy próximos a la temperatura ambiental, pero cada cierto tiempo despiertan […]

La mayoría de las aves y los mamíferos son capaces de mantener su cerebro a una temperatura segura incluso cuando el resto del organismo se encuentra por encima de las temperaturas normales. Esa capacidad se basa, en todos los casos, en el enfriamiento selectivo (selective cooling). La mayor parte de los que tienen esa capacidad la basan, como las gacelas, […]

Los avestruces viven en lugares muy cálidos por lo que, lógicamente, han de tolerar muy bien las temperaturas elevadas. El plumaje juega un papel muy importante en esa resistencia. En otra ocasión me ocupé del plumaje del gorrión y vimos que el aislamiento era muy efectivo frente a las bajas temperaturas. A ese aislamiento se debe la forma casi esférica […]

El corazón de un gorrión, al igual que el de un ratón, late muy rápido. Quien haya cogido en sus manos a uno de esos animales se habrá percatado de ello con facilidad. Su corazón se contrae a una fecuencia muy alta. Parte de la culpa la tiene, seguramente, el encontrarse en las manos de un animal mucho más grande: […]

Heterocephalus glaber, conocido como rata topo lampiña, es sin ninguna duda el mamífero más extraño del mundo. Vive bajo las áridas praderas de Somalia, Kenia y Etiopía, y nos fijemos en el rasgo en que nos fijemos, no hay mamífero más raro que este roedor. Como su propio nombre indica, estas ratas topo carecen de pelo. Tienen un aspecto muy […]

Los animales más grandes que hay son las ballenas azules. Se alimentan de pequeños crustáceos, denominados “krill”, filtrando grandísimos volúmenes de agua. De menos tamaño que las ballenas azules son los cachalotes (Physeter macrocephalus, en inglés “sperm whales”). Los cachalotes son seres fascinantes. Son cazadores; por lo tanto, son carnívoros. De hecho, son los animales dentados más grandes que hay. […]

Los elefantes no son los únicos animales que utilizan sus orejas para refrigerarse. Las liebres del género Lepus, del desierto de Arizona, tienen las orejas muy grandes, y sirven al mismo propósito que las de los elefantes, el de disipar calor. Las orejas de Lepus tienen una altísima densidad de vasos sanguíneos, hasta tal punto que por efecto de la […]

Ser grande tiene sus inconvenientes. Los animales muy grandes tienen algunas servidumbres que no tienen los animales pequeños. No todo iban a ser desventajas para los pequeños. Me explico. Si colocamos, una junto a la otra, una figura de una gacela y otra de un elefante, ambas del mismo tamaño, enseguida vemos que entre las dos hay una diferencia fundamental: […]