Los ojos más grandes del Mundo

Fotografía: Smithsonian Institution
Fotografía: Smithsonian Institution

Los ojos del calamar gigante son los más grandes del reino animal. A las zonas en que viven los calamares gigantes apenas llega luz, si es que llega algo. Los calamares son carnívoros, seguramente depredadores. Necesitan, por ello, un buen sistema para detectar a sus presas. Según los especialistas en biología de cefalópodos, esa es la razón por la que tienen esos ojos tan grandes, los de mayor tamaño en el reino animal.

Los ojos de los animales diurnos suelen ser, por regla general, pequeños. Los que viven de noche o en zonas de mínima radiación lumínica tienen, por el contrario, ojos grandes. No hay más que fijarse, como ejemplo, en el tamaño de los ojos de una lechuza y en el de los de un águila. Por otra parte, los animales que viven en las zonas donde no hay luz, como el interior de las cuevas, carecen de ojos u otro tipo de fotorreceptores; no los necesitan. No deja de ser, en cierto modo, paradójica esa transición desde un entorno con alta intensidad lumínica hasta otro con ninguna luz: los animales pasan de tener ojos pequeños a no tener ojos, aunque los que viven en zonas de penumbra o de poca luz los tienen de gran tamaño.

Para el calamar gigante Architeuthis, más importante que la luz que proviene de la superficie es la que emiten muchas de las especies que viven en los fondos abisales. Al fenómeno consistente en que los seres vivos produzcan luz se le denomina bioluminiscencia y se trata de una capacidad que han desarrollado numerosos animales de aguas profundas. Utilizan la luz para comunicarse y para atraer a la pareja reproductiva o a las presas cuando estas tienen capacidad de ver. Lo cierto es que, gracias a su gran tamaño, los ojos del calamar gigante pueden llegar a ver luces que se encuentran a considerable distancia y esa capacidad proporciona a estos animales un ventaja considerable allí abajo.

Los ojos de Architeuthis tienen un diámetro de 10 cm y el número de fotorreceptores que tienen es enorme. Son unos mil millones de fotorreceptores, ocho veces la cantidad que contienen los ojos humanos (los nuestros tienen 132 millones). Cada fotorreceptor recibe muy poca intensidad de luz, pero la que recibe cada uno de ellos se suma a la que reciben los de su entorno inmediato, y gracias a ello Architeuthis puede ver allí donde casi cualquier otro animal no ve absolutamente nada.

Fuente: Ángel Guerra Sierra y Ángel F. González González (2009): “¿Qué sabemos de? El calamar gigante” Libros de la catarata/CSIC, 116 pp.


1 Comentario

Participa Suscríbete

1 Trackback

Deja un comentario

Tu email nunca será mostrado o compartido. No olvides rellenar los campos obligatorios.

Obligatorio
Obligatorio
Obligatorio

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>